Yo entreno, tu entrenas, ella entrena...

Por la mañana, cuando abrís los ojos, te tiemblan los músculos por el esfuerzo y la entrega del día anterior.

Muchas veces, antes de levantarte pensás en quedarte y no ir a entrenar. Creés utópica la posibilidad de superar las contracturas y el cansancio. Pese a todo, la fuerza de voluntad de una gimnasta, el amor que tiene por lo que hace, es mas fuerte que cualquier fatiga y cualquier dolor.

¿Por qué la gimnasia rítmica está considerada como uno de los deportes más difíciles y sacrificados?

Una gimnasta de alto nivel debe reunir una serie de características imprescindibles. Algunas, cuando comienzan la actividad ya ingresan con aptitudes incorporadas, otras, las logran con trabajo, sudor y de vez cuando alguna lágrima.

No hay secretos, la clave del éxito está en el trabajo, en el entrenamiento, en la repetición de un movimiento, en fallar y volver a hacerlo, en la motivación, en la constancia y en la pasión por lo que se hace.

Flexibilidad, biotipo, fuerza, potencia, expresión corporal, expresión facial, coordinación, saltabilidad, plasticidad, oído musical, son algunas de las condiciones que debería lograr una gimnasta con un programa de entrenamiento específico para alcanzar objetivos y calidad en el rendimiento.

De 4 a 8 horas es el tiempo que diariamente le dedican "casi" todas las gimnastas a un entrenamiento. El trabajo se divide en varias etapas: flexibilidad; ballet; elementos corporales; coreografías con música y aparatos; y preparación física (convencional y específica).

No hay una fórmula para descollar en la gimnasia, supongo que no existen libros de instrucciones para lograr cualquier triunfo deportivo.

Las condiciones naturales importan, pero el papel que cumple el trabajo y el sacrificio predomina por encima de la esencia de lo innato.

video

1 comentarios:

Anónimo dijo...

really like this text...
one very important thing a gymnats brings to your life is know she can do everything if she really wants.. that's rhytmics and for that we train so much..
lovee,
Carol